PANTALLAZOS (CRÍTICAS DE BRAGATO Y PIERRE)

AQUÍ ESTÁN NUESTRAS CRÍTICAS E INFORMACIÓN GENERAL SOBRE CINE

jueves, 18 de enero de 2018

LAS GRIETAS DE JARA, TRES AVISOS POR UN CRIMEN, EL PASAJERO, ESTRENOS DE CINE DEL JUEVES 18 DE ENERO DEL 2018



JUEVES 18 DE ENERO DEL 2018.-
Hay estrenos contundentes esta semana nacionales y extranjeros. Difícil elección para el espectador!
LAS GRIETAS DE JARA
De Nicolás Gil Lavedra. Con Oscar Martínez, Joaquín Furriel, Soledad Villamil, Santiago Segura, Laura Novoa, Sara Sálamo, Zoe Hochbaum, entre otros. Basado en la novela de Claudia Piñeiro. Música de Nicolás Sorin. Argentina-España-
XXXXX- INTENSO THRILLER
Una atractiva Leonor llega al estudio de arquitectura de Mario Borla y Asociados (Santiago Segura) buscando a Nelson Jara, frente al cierto estupor de Marta Horvath (Soledad Villamil) y Pablo Simó (Joaquín Furriel). Esta pregunta es la punta del ovillo para desentrañar una trama intrigante, un thriller bien construido y mejor actuado. Nelson Jara (Oscar Martínez) era un inquilino cuya vivienda lindaba con el estudio y había sido damnificado por una grieta en la pared de su living. El hecho había ocurrido tres años atrás, un incidente del que los arquitectos guardan llamativo silencio. Algo oscuro esconden y se irá deshilvanando en una historia atrapante y perturbadora.
El personaje de Joaquín Furriel (Simó) se sume en los recuerdos de ese pasado reciente, el enfrentamiento con Jara, su crisis de la mediana edad, sus pensamientos eróticos sobre la seductora Leonor. La narración tiene muchas aristas atractivas para desarrollar y Nicolás Gil Lavedra (hijo del político Ricardo Gil Lavedra) las va tomando una a una hasta conformar una trama intrigante e inteligente que permite el desarrollo de los personajes.
En ese sentido, el elenco es excepcional porque puede establecer un duelo profesional absolutamente creíble: Furriel vs. Martínez, por ejemplo. El suspenso está muy bien manejado dado que la cámara de Gil Lavedra explora la psicología de los protagonistas y es allí donde encuentra la mejor respuesta al planteo de la novela de Claudia Piñeiro: llegar a una resolución a través del thriller psicológico, género que ha logrado un lugar destacado en el cine nacional actual.
                                                                   Carlos Pierre
EL PASAJERO
De Jaume Collet-Serra. Con Liam Neeson, Patrick Wilson, Vera Farmiga, Sam Neill, Jonathan Banks, Elizabeth McGovern, Dean-Charles Chapman, Clara Lago, entre otros. Música de Roque Baños. Duración 105 minutos.
XXXXX- EL TREN DEL MISTERIO
Con un guion de Byron Willinger y Philip de Blasi impregnado de atrapante velocidad, “El pasajero” se enmarca en el thriller tradicional, con una premisa a resolver, semejante a la estructura de un teorema. No hay números sino acciones que el “pasajero” de un tren debe resolver. El protagonista es el incansable Liam Neeson, aquí en el rol de un trabajador de seguros, muy lejos del policía o del agente secreto vengador e impiadoso.
Sin llegar a ser una narración claustrofóbica, la narración se desenvuelve dentro de un tren, cuando “Michael MacCauley” (Neeson) regresa a su casa, consternado por haber sido despedido del trabajo. Un hecho excepcional sucede y queda envuelto en una conspiración criminal que pone en peligro su vida como la de su familia: una misteriosa pasajera le propone ganar cien mil dólares para encontrar a un sujeto que tiene un artefacto explosivo. Las incógnitas de este teorema son muchas, tantas como los rostros de los pasajeros. Entonces, surge la impronta audaz de Liam Neeson, quien regresa a los puños ante la desesperación de ver que esa conspiración es cierta porque va dejando un reguero de víctimas fatales. Recorrer los vagones es una misión peligrosa, personajes que entorpecen la búsqueda aunque la tenacidad del irlandés “Michael” es mayor que cualquier obstáculo.
El viaje en este tren es diferente: violento, impredecible, atrapante, con la aparición del irlandés Liam Neeson siempre magnético, aún en un personaje que requiere de su destreza física en un grado mucho menor que sus otros films. Sin ser la panacea del policial, esta película tiene un muy buen diseño narrativo que la hace particularmente atractiva.
                                                                   Carlos Pierre
120 PULSACIONES POR MINUTO
De Robin Campillo. Con Nahuel Pérez Biscayart, Adele Haenel, Yves Hech, Arnaud Valois, entre otros. Fotografía de Jeanne Lapoirie. Música de Arnaud Rebotin. Duración: 143 minutos.
XXXXX- DURO RELATO SOBRE LA LUCHA CONTRA EL SIDA
La muerte de Rock Hudson y pocos años después la de Freddy Mercury fueron hitos que desencadenaron la lucha por tener medicación adecuada y a tiempo contra el SIDA. Aquella llamada “Peste rosa” rápidamente se extendió a todas las condiciones sexuales. En New york, en 1987, se fundó la Coalición del SIDA para desatar el poder, o bien AIDS Coallition To Unleash Power, que tuvo filiales en todo el mundo. En París fue Act Up París. La lucha se centró en los laboratorios que escondían estadísticas y hasta las novísimas medicaciones, mientras los enfermos morían de a miles.
Con el protagónico del argentino Nahuel Pérez Biscayart como “Sean Dalmazo”, en una actuación superlativa y digna de todos los premios (la película obtuvo el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2017), Robin Campillo (realizador de la notable “Entre murs”, donde expuso la manera de enseñar en determinadas escuelas francesas) va mostrando las luchas de este grupo de activistas a favor de la vida y la conflictiva relación con los laboratorios que no los tienen en cuenta. La narración es excesivamente discursiva, las largas discusiones de los activistas son interesantes hasta cierto punto. En cambio, las secuencias donde se ve a los jovenes interactuar en el subte, en la calle, en los pasillos de los laboratorios, en la intimidad - con preeminencia de Biscayart - aportan la acción que se necesita.
El planteo es real, convincente, es un relato potenciado por la verosimilitud que incluye fuertes escenas de sexo. Sin vueltas, Campillo se vale del argentino Biscayart para esta denuncia que marcó una época, la de los 80, contra los juegos diabólicos de quienes tuvieron y tienen a su cargo la producción de medicamentos contra el SIDA. El cuento no se terminó para ninguna enfermedad ni enfermo.
Elsa Bragato
INSIDIOUS, LA NOCHE DEL DEMONIO, LA ÚLTIMA LLAVE
De Adam Robitel. Con Lin Shave, Angus Sampson, Leigh Whannell, Josh Stewart, entre otros. Fotografía de Toby Oliver. Música de Joseph Bishara. Duración: 103 minutos.
XXXXX-ENTRE FANTASMAS Y RECUERDOS
La saga Insidious llega a su cuarta película con los altibajos propios de una franquicia que persiste en su búsqueda de fantasmas del pasado que sobreviven a todo. Desde el comienzo de estas películas con Insidious dirigida por James Wan en el 2010 siempre se trató de una familia que compra una casa donde sucedieron cosas raras. Y los fantasmas se despiertan. Con el tiempo, a lo largo de las otras películas, se comprobó que la médium era más importante que los ocasionales personajes y es quien protagoniza esta cuarta entrega regresando a su casa de la niñez por un pedido especial de quien la acaba de adquirir.
Lin Shave es la actriz que personifica a la médium, “Elise Rainier”, quien ha nacido con este don y sufrió la violencia de su padre en los 50, cuyo trabajo era el de represor en los servicios de inteligencia. Y obviamente desechaba la capacidad de su hija para ver seres de otros mundos o presentir hechos.
Nada nuevo bajo el sol, un tanto confuso el guion, “Elise” va a buscar y terminar con los fantasmas que habitan la casa de su niñez, acompañada por dos jóvenes que la siguen y se consideran “cazafantasmas”. Es aquí donde lo irreal entra en planos reales y, por momentos, oníricos, que desvirtúan la “paranormalidad”. No obstante, es un film de género que atrapa desde principio a fin.
Elsa Bragato

TRES ANUNCIOS POR UN CRIMEN
De Martin McDonagh. Con Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell, Caleb Landry Jones, Lucas Hedges, Peter Dinklage. Música tradicional y de Carter Burwell. Duración: 115 minutos.
XXXXX-MCDORMAN ARRASA CON LOS SENTIMIENTOS
Martin McDonagh conoció el caso de una mujer que, habiendo perdido a su hija, puso un aviso para buscar al asesino. Se conmovió profundamente y lo llevó a un guion donde una madre, Frances McDormand, le reclama a la policía que busque al asesino de su hija, luego de varios meses, y acusa al jefe policial de ese pueblo (Woody Harrelson)de inoperante. Para lograrlo, deja sus ahorros en la única agencia de publicidad que hay en ese pueblo, Ebbing, de Missouri, y pide tres carteles sobre la carretera interna. Esto enciende una hoguera de ira y acusaciones en el pueblo.
Frances McDormand encarna a Mildred Hayes, esta madre sin consuelo pero de férrea voluntad que no le teme a nadie. Sin caer en el melodrama sino en el ejercicio de la comedia negra y el drama, McDonagh y su estrella McDormand cabalgan sobre el filo del dolor y del sarcasmo, de la violencia máxima y de la calma posterior a los enfrentamientos. El “macguffin” son esos tres letreros que sirven de apoyatura o disparadores perfectos para desarrollar una historia de dolor, de aceptación, de resignación, de renacimiento.Llamativa resulta la banda sonora que comienza con el tradicional "Londonderry", una melodía tipica de irlandeses, con la que también finaliza el film. Ya en los créditos, como en otras secuencias, surge la funcional melodía de Carter Burwell.
El director y la protagonista nos van llevando por un camino de diferentes ritmos, brutales, suaves, tristes, furiosos. No hay baches, es una continuidad narrativa que solo McDonagh pudo escribir porque lo sintió en sus entrañas. Mcdormand, por su parte, es la artífice concreta de una historia que arrasa con los sentimientos. Denuncia, retrato de la América profunda –la no turística-, McDonagh logra otra genialidad (“Escondidos en Brujas”): un producto sin fisuras con enormes actuaciones y un “tempo” interno propio más del corazón que de la urgencia del cine. Una obra perfecta que va directo al Oscar.
Elsa Bragato



jueves, 11 de enero de 2018

COCO, PESCADOR, NO DORMIRÁS, ESTRENOS DEL JUEVES 11 DE ENERO DEL 2018



JUEVES 11 DE ENERO 2018.-
Solo cuatro estrenos llegan a las salas de cine de todo el país. Entre ellas, dos films extranjeros que tienen interesantes críticas:
COCO
Acaba de ganar el Globo de Oro a la mejor animación y se preanuncia un interesante camino de premios. En el equipo técnico está el argentino Gastón Urgarte, que pertenece al staff de Pixar.
“Sus directores (…) crean un tapiz ricamente tejido de narración (…) personajes totalmente dimensionales, toques inteligentes a la vez tiernos y divertidamente macabros e imágenes vívidas y bellamente texturizadas”, de Michael Reclitshaffen, The Hollywood Reporter.
“Aunque la película resulta algo aburrida en algunas partes y presenta demasiados chistes infantiles (…) la sincera resolución emocional de la historia genera lágrimas que seguramente serán una inspiración”, de Peter Debruge, Variety.
PEQUEÑA GRAN VIDA
De Alexander Payne, el exquisito director de “Entre copas”, regresa con esta historia donde un matrimonio decide “empequeñecerse” tras un proceso científico pero la mujer abandona el proceso, quedando su marido solo en la aventura de la que no podrá regresar. Matt Damond encarna a este marido, con la notable solvencia que lo caracteriza. Del film (el tema no es desconocido en el cine: los niños que se hicieron grandes, nacer diminuto, y variantes, nada más que en la propuesta de Payne la ciencia tiene mucho que ver) dijeron los críticos norteamericanos lo siguiente:
“Cautivadora, divertida y poseída por una estructura en zigzag llena de sorpresas que es imposible predecir, es una película profundamente humana que, como los mejores clásicos de Hollywood, es a la vez actual y atemporal”, de Todd McCarthy, The Hollywood Reporter.
“Revela un nuevo lado de Payne que es a la vez juguetón, espectacular, travieso y audaz (…). Sus películas son elaboradas con una destreza tan estilizada y pulida que están más allá de lo impecable”, de Owen Gleiberman, Variety.
PESCADOR
De José Glusman. Con Darío Grandinetti, Juan Grandinetti, Emilio Bardi, Jazmín Esquivel, Guillermo Aragonés, Darío Levy, Emiliano Díaz, Matías Marmorato, Gigi Ruá, entre otros. Música de Fernando Iguacel y Christian Martino. Duración: 80 minutos.
XXXXX- GRANDINETTI EN GRAN PERFORMANCE
El cineasta José Glusman, también autor del guion, puso su mayor empeño en sostener una historia hermética, depositada en el personaje central que encarna el actor Darío Grandinetti: es un pescador que mantiene una oscura relación con un amigo preso, detrás de su gran retraimiento. Hay hermetismo, secretos que se preservan sobre hechos delictivos que determinaron la cárcel para su amigo. Un buen día llegan tres jóvenes, se instalan en el parador de la solitaria playa (Valeria del Mar). Esta cercanía que quiebra la soledad y el silencio del crudo invierno de la playa no inmutan al pescador, quien persevera en su hosca actitud hasta que la jovencita del grupo logra acercarse al extraño personaje. Como pinceladas narrativas surgen elementos de la corrupción judicial y policial, incluyendo a una abogada que no es justamente proba. El clima de la playa y el suspenso se suman generando mucha expectativa. Es una trama inquietante especialmente cuando la jovencita del grupo se acerca al hosco pescador para aprender su oficio.
Gran parte de la película es una preparación para el brutal desenlace que se desenvuelve como un ovillo repentino, explosivo, revitalizando la historia ya encaminada hacia un final acertado. Darío Grandinetti logra un personaje fantástico, afín a su personalidad artística, solitario y hermético a la vez. Tiene solidez y presencia escénica, es creíble, y supera las dificultades que el personaje presenta. Será difícil olvidar “su” pescador, hosco, hermitaño, cargado de secretos.
Carlos Pierre
NO DORMIRÁS
De Gustavo Hernández. Con Eva de Dominici, Germán Palacios, Belén Rueda, Natalia de Molina, Eugenia Tobal, entre otros. Fotografía de Guillermo Niego, Música de Alfonso González Aguilar. Duración: 115 minutos.
XXXXX- TERROR PSICOLÓGICO DE BUENA FACTURA
La película de Gustavo Hernández, director uruguayo que conquistó con “La casa muda” entre otras realizaciones, está muy bien filmada y actuada. Su problema reside en la complejidad del guion que no encuentra el final de inmediato sino que es un largo “proceso”, tal como lo definen en el film sus protagonistas.
Eva de Dominici encarna un protagónico absoluto en el que pone sobre la palestra todas sus grandes condiciones dramáticas, aunque ya es reconocida por diferentes papeles en televisión y en otros films muy jugados. En este caso encarna a Bianca, actriz que lucha entre el teatro y la locura de su padre al que debe internar. La propuesta de formar parte de un “proceso” de actuación cuya directora es muy exigente (Belén Rueda) la atrapa. El grupo teatral está en un neuropsiquiátrico abandonado (ubicado en nuestro país si bien no hay una especificación de las localidades elegidas). Las actrices y actores deben someterse al insomnio, luego de 108 horas estarán capacitadas para “pasar al otro lado” y ver pasado y presente, descubrir otras vidas,  lo cual les permitirá ser actrices de verdad, no “decidoras” de textos, frente a un público que estará viéndolas detrás de grandes vidrios.
“Bianca” padece este “proceso”, es una de las reclutadas más sensibles, y acepta con ingenuidad y desagrado las verdaderas torturas a las que la directora y su siniestro hijo la someten.
La ambientación está muy lograda, así como las actuaciones, de gran intensidad. El problema es la complejidad argumental: son vueltas de tuerca que se producen varias veces y cada vez son más crípticas, cerradas en la actuación en sí. Esta especificidad provoca una distancia enorme entre el espectador y la narración: solo se quiebra en las secuencias donde De Dominici atraviesa su penoso camino para ser una “auténtica” actriz. A pesar de todo, esta propuesta de Gustavo Hernández es atrapante, tiene clima denso en el que colabora la música incidental. Detalles de producción (estar en una ciudad para saltar a un camino de montaña, por ejemplo), y esa complejidad que mencionamos es la que nos lleva a calificarla como buena. Pero tiene todo lo que debe tener como film de género.
Elsa Bragato






jueves, 4 de enero de 2018

WOODY ALLEN, DIEGO CAPUSOTTO Y DWAYNE JOHNSON, EN LOS ESTRENOS DE CINE DEL PRIMER JUEVES DE ENERO 2018


JUEVES 4 DE ENERO DEL 2018.-
Cinco estrenos variados inician el camino del cine nacional e internacional de este nuevo año, 2018.
“OLÉ, EL VIAJE DE FERDINAND”,
Animación dirigida por Carlos Saldanha. Música de John Powell. Animación de Renato Falcao. Es la historia de un toro manso, no le gusta embestirse con otros toros y sí, en cambio, descansar bajo un árbol y oler flores. Por error, es elegido para las corridas de toros en Madrid.
“No tanto un “olé” pero más que aceptable (…) Consigue subsistir con escenas lo suficientemente encantadoras y gags entretenidos que compensan una historia que se atasca”, de Michael Rechtshaffen, The Hollywood Reporter.
Encantadora (…). Sincera, agradable, sorprendentemente divertida y, en general, fiel al material original”, de Peter Debruge, Variety.
LA RUEDA DE LA MARAVILLA (WONDER WHEEL)
Guion y dirección de Woody Allen. Con Kate Winslet, Justin Timberlake, Juno Temble, Jim Belushi, entre otros. Música de catálogo. Duración 101 minutos.
XXXXX – LA RUEDA DEL INFORTUNIO
Esta es la película número 47 de Woody Allen, realizador incansable y generador a ultranza de convergencias y oposiciones, menos risueño y más dramático, en este caso muy teatral. Regresa a su New York natal, con su habitual devoción, recreando en forma magnífica el parque de diversiones de Coney Island, en 1950, a dos pasos del océano.
Con narrador en off incluyendo monólogos a cámara, está el personaje omnisciente de Michey (Justin Timberlake), seductor socorrista. Hay tres personajes más que componen un intrincado cuarteto: Ginny (Kate Winslet), una ex actriz venida a menos que trabaja como mesera en una casa de venta de almejas, Humpty (Jim Belushi), operador de carrusel, y Carolina (Juno Temple), hija de Humpty que se esconde de los gángsters en el departamento de su padre luego de un gran alejamiento del mismo.
Violencia y pasión se desata entre los cuatro personajes, . Ginny quiere volver al teatro y Mickey sueña con ser escritor. Son ellos la pareja central: el socorrista enamora a la desvalida actriz –no se lleva bien con su marido, Humpty (J.Belushi)- y, sin muchos peros, hace caer en sus brazos a la joven Carolina. Amores, sexos, traiciones, van acentuando el clima de la narración. Son cuatro almas desoladas e insatisfechas con sus vidas, que esconden dramas personales, en medio del bullicio del parque de diversiones de Coney Island. Un contraste elemental pero que le sirve a Woody Allen para mostrar blanco sobre negro. Y, para no dejarse evaporar por el sólido elenco, el octogenario realizador buscó un “alter ego” inusual: el hijo de Humpty, piromaníaco, burlón y díscolo. Una película, en este sentido, con toques autobiográficos de Allen, quien conoce muy bien New York y, en especial, la zona de Coney Island.
Si bien esta película no es la más lograda de Allen, especialmente porque sobrevuela el drama más que profundizarlo, hay momentos intensos como los que encara Kate Winslet: la tragedia humana, o el vivir esas vidas, resulta convincente aún con pequeñas debilidades en el guion que, no obstante, carece de fisuras. La fotografía de Vittorio Storaro es de excelencia subrayando la intensidad de las escenas con planos cortos así como diseño de arte se luce en la recreación de Coney Island, sumándose la música de catálogo, nunca incidental, soporte indiscutido de este empedernido amante del jazz. Es el mismo de siempre: Allen agrega a su extensa filmografía un toque dramático, muy clásico, tal vez “old fashioned”, pero con su sello indiscutido.
                                                                      Carlos Pierre
27 EL CLUB DE LOS MALDITOS
Guion y dirección de Nicanor Loreti. Con Diego Capusotto, Sofía Gala, Daniel Aráoz, Willy Toledo, Yayo Guridi, El Polaco, Nai Awada, Ezequiel “El Polaco” Cwirkaluk, entre otros. Música de Pablo Sala. Efectos especiales de Leandro Pedrouza y Pablo Zamparini. Duración: 80 minutos.
XXXXX- DESPARPAJADO THRILLER NACIONAL
El realizador Nicanor Loreti escribió un guion audaz y desopilante, armando una seguidilla de famosos rockeros, quienes fallecieron a los 27 años. Transforma estos hechos luctuosos en una confabulación que no solo es de nivel internacional sino que se revela también en Buenos Aires.
Jimi Hendrix, Janis Joplin, Amy Winehouse y Sid Vicious (este último a los 22 años) fallecieron a los 27 años por extraño consumo excesivo de drogas.  Y, en nuestra ciudad, se produce el asesinato de un tal Leandro De La Torre  quien es arrojado desde un balcón en una calurosa noche de verano. Su joven fan Paula (Sofía Gala Castiglione) se convierte en una investigadora involuntaria, junto con el detective encargado del caso, Martín Lombardo (Diego Capusotto), acérrimo hincha de Racing.
Sofía Gala Castiglione sigue sorprendiendo con cada nueva actuación. Tanto en el drama (la soberbia “Alanis”) como en la comedia muestra notable capacidad actoral y presencia escénica indudable, logrando personajes creíbles y atrapantes. Capusotto, por su parte, es dueño de un desparpajo infrecuente, sólido, contundente, aún en el difícil humor absurdo que aborda y hace suyo, así como hay que sumar a Daniel Aráoz, portentoso actor que viene de protagonizar una gran película también, “Una especia de familia”. Tres notables actores que hacen suyos sus personajes basados en el guion de Nicanor Loreti, en este tributo al rock a través de baluartes internacionales del género, reverenciados y malditos a la vez. Ciertamente Loreti supera  la anterior realización “Krytonita” y “Nafta Super”, serie estrenada por Space.
Las actuaciones potentes señaladas tienen el correlato de la fotografía, electrizante, realzada por el glorioso blanco y negro en recreaciones de los instantes finales de vida de los famosos del rock mundial, secuencias que se intercalan. Hay esmero, producción, humor inteligente y encomiable elenco bajo una experta dirección. No se la pierda.
(Nota de redacción: Jimi Hendrix, l942-l970, cantante y guitarrista inglés, intoxicado por drogas, Janis Joplin, 1943-1970, cantante norteamericana, muerta por sobredosis de droga, Amy Winehouse, 1983-2011, inglesa, muerta por sobredosis de droga y Sid Vicious, 1957-1979, inglés, bajista de Sex Pistols, muerto a los 22 años por sobredosis)
Carlos Pierre
JUMANJI, BIENVENIDOS A LA JUNGLA
De Jake Kasdan. Con Dwayne The Rock Johnson, Jack Black, Kevin Hart, Karen Gillan, Alex Wolff, Ser’ Darius Blain, Madison Iseman, Morgan Turner, Nick Jonas, Maribeth Monroe, Tim Matheson, Rhys Darby, Marc Evan Jackson, entre otros. Fotografía de Giula Pados. Música de Henry Jackman. Duración: 119 minutos.
XXXXX- ENTRETENIMIENTO FÁCIL Y EFECTIVO
Si hay que buscar una película para entretenerse, reírse fácilmente, y no pensar, “Jumanji, bienvenidos a la jungla”, secuela de “Jumanji” de 1994 con el recordado Robin Williams, es la película ideal para toda la familia. Nada rebuscada, Jake Kasdan recurrió a lo ya conocido: efectos especiales en una jungla plagada de peligros, con un malvado al que rodean en su cuello serpientes y arañas estremecedoras, es decir, seres muy feítos que viven en la oscuridad o matan con sus venenos.
De la misma manera que el film inicial, un adolescente, Spencer, encuentra en la playa una valija semiescondida en la arena. La lleva a su casa y descubre el videojuego “Jumanji”. A diferencia de 1994 que se jugaba con dados para avanzar o retroceder, aquí se van subiendo niveles hasta lograr que la enorme piedra preciosa se incruste en el lugar justo de una gigantesca estatua de un tigre, a través del video. Tras algunas peripecias en la escuela, Spencer y sus amigos, en circunstancias especiales, son abducidos por la potente luz que emana el juego Jumanji.
Al volver en sí, no serán los mismos sino sus “avatares” o imágenes corporizadas: Spencer (Alex Wolff), el líder, se transforma en un musculoso atractivo (Dwayne Johnson), mientras que Fridge (Kevin Hart) será un afroamericano zoólogo y botánico (Darius Blain), la engreída Bethany (Madison Iseman) correrá suerte despareja: su avatar será un gordito bajo que encarna Jack Black, y deberá superar las diferencias físicas a través de secuencias ingenuas y simpáticas. Finalmente Martha (Morgan Turner) se convertirá en una amazona conocedora de artes marciales (Karen Gillan), en contraposición a su timidez natural.
Nada nuevo bajo el sol: las aventuras son archiconocidas, los efectos especiales de manadas de elefantes enfurecidos y rinocerontes carnívoros ya fueron vistos tanto en Indiana Jones y hasta en La Momia (uno de los primeros éxitos de Dwayne Johnson) y un jugador perdido desde 1996, que no puede alcanzar el nivel siguiente, “Gamer” (Mason Guccione). Los cuatro y Gamer tratarán de sortear la férrea valla de los secuaces del malvado de turno.
Sin sorpresas pero con humor y muchos gags, sustentados por las muy buenas actuaciones del elenco, la película atrapa, distrae y funciona perfectamente en su objetivo: hacernos pasar un rato divertido. Para toda la familia, sin dudarlo.
(Nota de Redacción: En 1995 se adaptó el relato de 32 páginas de Chris Van Allsburg, cuyo cuento fue publicado en 1981. En el caso de esta película, es una secuela de aquélla tomando como eje el juego y los personajes, aggiornados).
Elsa Bragato
PENDULAR
De la brasileña Julia Murat. Con Raquel Karro y Rodrigo Bolzan en los protagónicos. Música de Lucas Marcier y Fabiano Kriegier. Edición de Lía Kulaukauskas y Marina Meliande. Duración: 108 minutos.
XXXXX- AMOR SIN PASIÓN
Intelectualizar una relación afectiva no suele dar buenos frutos. Es el caso de esta película de la conocida directora brasileña Julia Murat. Una bailarina y un escultor mantienen una intensa relación sexual mientras la relación personal se va resquebrajando o, en verdad, no parece existir. Rutinaria, largas sesiones de estudios coreográficos aletargan la narración en demasía, hasta molestar profundamente la falta de “pathos: la reacción de los dos enamorados se basa en las duchas y el sexo, bastante explícito-
Tampoco deja de ser una historia común: relaciones que fracasan, aborto incluido, y solo una secuencia donde tanta laxitud explota y quiebra la letanía narrativa, que intenta traducir la que vive esta pareja.
Diálogos excesivamente cerrados, anclados en las actividades de cada uno, desconectan del drama existencial que ambos viven, que manifiestan gestualmente. Es aquí donde Julia Murta encuentra cierto encanto en el guion y los actores. Sexo, una fiesta entre amigos que no aporta nada, clases de danza, y no mucho más. La fotografía juega con claroscuros interesantes mientras que la música incidental no es acorde a la propuesta, muy dramática a la manera de un film de género.
Se nota un estilo marcadamente sesentista: se está en un presente a rajatabla, seco, que muestra el transcurrir de los días de una pareja que aún no sabe si se quiere o si solo está unida por una descomunal atracción física. Interesante, para cinéfilos.
Elsa Bragato