PANTALLAZOS (CRÍTICAS DE BRAGATO Y PIERRE)

AQUÍ ESTÁN NUESTRAS CRÍTICAS E INFORMACIÓN GENERAL SOBRE CINE

jueves, 16 de febrero de 2017

DANZA DE BALAS, CURAS HORRIBLES, FALLIDAS REMAKES... ESTRENOS DE CINE DEL 16 DE FEBRERO DEL 2017

JUEVES 16 DE FEBRERO DEL 2017.-
Siete títulos ingresan a la cartelera de cine. Desde un film nominado a los Oscars hasta terror convencional y animación. Además, la nacional “Vigilia”, de Julieta Ledesma, con Osmar Núñez, sobre un perro sacrificado que “vuelve” de la tumba, y la animación “Rock Dog”, de Ash Brannon, sobre un mastín tibetano que sueña con ser músico.
JOHN WICK 2: UN NUEVO DIA PARA MATAR
De Chad Stahelski. Con Keanu Reeves, Bridget Moynahan, John Leguizamo, Lawrence Fishburne, Ruby Rose, Franco Nero, entre otros. Música: Tyler Bates, Joel J. Richard.  Duración: ll8 minutos
XXXXX-DANZA DE BALAS
Chad Stahelski es un gran especialista en películas de acción, y lo demuestra en este segundo capítulo protagonizada por el  asesino “John Wick” (Keanu Reeves), invencible e impenetrable con un accionar frío y calculador, sin obviar el mínimo detalle a fin de aniquilar a sus adversarios.
Este guión muestra a John Wick retirado, viviendo junto a su amado perro, pero se ve obligado a actuar a raíz de que un antiguo socio está inmerso en un complot. Hay que controlar a una siniestra hermandad internacional de asesinos, donde no faltan las mafias italianas, rusas y de cualquier otra nacionalidad. Wick debe ayudarlo por un pacto de sangre. Así es que se va a la fascinante y eterna Roma con su mochila cargada de adrenalina y ganas de matar.
Keanu Reeves sigue tan hierático como siempre pero consigue su objetivo: ser un “John Wick” que enfrenta y  aniquila a puro tiros a cualquier adversario que se le ponga a su alcance, de frente, detrás, por los costados; mata de a uno, de a diez, de a veinte.
El realizador Chad Stahelski, ex doble de riesgo, supo cómo manejar estas danzas de balas, que son el quid de la trama, dirigiendo con mano firme las secuencias de sangrientas coreografías. Muertes y sangre por doquier durante casi las dos horas de duración. Lo curioso es que no hay personaje que note lo que pasa. Ni policías ni un inesperado intruso. John Wick hace lo que quiere con su revólver. Es decir, y sintetizando, son ciento veinte minutos de matanza sin ton ni son, por matar. La trama es invisible, elemental: un juramento de sangre provoca la brutal reacción de Wick para ayudar a su colega. Suficiente para que la platea se meta en balaceras que aturden y que no tienen otro fin que la exaltación de la adrenalina. Esto colabora con la capacidad actoral de Keanu Reeves, quien es solvente desde su rostro sin gestualidad alguna. De este film rescatamos la fotografía porque permite disfrutar de la Ciudad Eterna, de Roma y su historia.
Carlos Pierre
UN CAMINO A CASA (LION)
De Garth Davis. Con Nicole Kidman, Dev Patel, Sunny Pawar, Rooney Mara, David Wenham, Abhishek Bharate, Divian Ladwa, entre otros.Música: Volker Bertelmann y Dustin O´Halloran. Duración: l58 minutos
XXXXX- BUSCANDO LAS RAÍCES
‘Lion’ es el título en inglés de este film basado en una historia real, ocurrida entre Calcuta (India) y Australia. El protagonista es un niño hindú, Saroo (el maravilloso Sunny Pawar, grata revelación humana y actoral) que se pierde en el conglomerado de la gran Calcuta buscando a su hermano mayor y debe sobrevivir como puede. Se pierde en un tren, de los tantos que existe en la India como herencia directa del dominio inglés. Viaja, deambula perdido unos 400 kilómetros, lleno de miedo e incertidumbre.
La película, dirigida por Garth Davis, permite dividirla en dos partes bien definidas. En la primera, más sensorial y visceral, el paisaje juega un rol importante entre la vastedad y la miseria. El pequeño Saroo, inquieto, un verdadero leoncito, se defiende del entorno hostil en el que ha quedado hasta que un matrimonio australiano lo adopta, llevándoselo a su país.
La segunda parte se inicia con un violento flashforward imprevisto, que sobresalta fuertemente. Pasaron más de 20 años. Irrumpen Nicole Kidman, con una peluca negra y recogida, su esposo, otro joven adoptado, y Saroo (Dev Patel), y su novia (la magnética y dulce Rooney Mara de “Brooklyn”). La fortaleza de estas secuencias está en los diálogos más que en el paisaje generoso de Australia. “Saroo” siente que debe volver a su casa natal, encontrar a su madre, si es que vive, en aquel descampado de la India. Se vale de su memoria, traza un mapa con los supuestos kilómetros que recorrió siendo niño.
La credibilidad y la emoción de las actuaciones del niño Sunny Pawar, como de Nicole Kidman y Dev Patel, se destacan por mérito propio, en sus respectivos roles, junto a un elenco que acompaña muy bien. Como toda biopid, y hay que reconocerlo, “Un camino a casa” tiene aciertos y tropezones, más que errores. El acierto está en la seriedad y dedicación del realizador, la estupenda dirección actoral, además de los magnéticos paisajes de la India y Australia. El tropezón es el flashforward de zopetón que marca el nuevo rumbo narrativo.
Hay un enriquecimiento extra de esta historia cuando se muestra a los verdaderos personajes, la madre biológica de Saroo, la familia y la madre adoptiva australiana, en medio de la persistente pobreza de la India. Es una historia real que alecciona sobre la sensibilidad social y el altruismo, así como la necesaria búsqueda de la identidad, derecho que todo ser humano tiene. Recordamos que la película está nominada a los premios Oscar.
Carlos Pierre
“LA GRAN MURALLA”
De Zhang Yimou. Con Matt Damon, Willem Dafoe, Pedro Pascal, Andy Lau, Jing Tian, entre otros. Fotografía de Stuart Dryburgh y Xiaoding Zhao. Música de Ramin Djawadi. Duración: 103 minutos.
XXXXX- TECNOLOGÍA MÁS QUE NOVEDAD
Zhang Yimou es el director de “La gran Muralla”, el mismo de la notable animación “Rango” entre muchos éxitos. Con su trabajo en este film puso en marcha a la productora Legendary East, filial de la homónima de Hollywood. Y, por cierto, estamos frente a un producto hollywoodense, a un blockbuster con una supuesta leyenda china que busca públicos occidentales para crecer.
“La gran muralla” se inició en la Dinastía Qin, varios siglos Antes de Cristo, para contener a los mongoles y otras tribus nómades que incursionaban en el territorio chino. Yimou y sus guionistas tomaron una leyenda que habla de reptiles monstruosos que azotaban a las poblaciones resguardadas por la muralla. Hay muchas leyendas sobre el por qué de la Muralla china, pero ésta, de ser cierta, viene al dedillo para la máquina de postproducción computarizada, una de las patas de la industria cinematográfica hollywoodense y ahora también china.
Matt Damon y Pedro Pascal componen, respectivamente, a William y Tovar, dos mercenarios expertos en el arco y la flecha que se unen a las fuerzas locales para ayudarlos a combatir a la horda de siniestros “aliens”.
Es decir, el guión se reduce a la nada y se vive, desde la platea, una larga secuencia de batallas de todo tipo, siempre bien coreografiadas, con utilización de computadoras y cuanto chiche tecnológico nuevo exista. Esto significa que los actores tuvieron un entrenamiento especial de meses. Pero, si el film se basa en las luchas contra invasiones de monstruos, los diálogos se acortan, no tienen profundidad y los efectos especiales le ganan a las actuaciones y al guión. De esto se trata, de luchas, de esplendores visuales sangrientos, de una magnífica puesta tecnológica con buen elenco. No se puede pedir más para el entretenimiento salvo hacerse alguna que otra cuestión sobre William y Tovar, sobre la leyenda en sí y sobre un tema que dio que hablar a mucha prensa: dos blancos ayudaron a salvar el reino de los chinos. ¿Tendrá todo esto alguna razón política muy actual?
Elsa Bragato
LA CURA SINIESTRA
De Gore Verbinski. Con Dane DeHann, Jason Isaacs, Mia Goth, Susanne Wuest, entre otros. Música de Hans Zimmer. Duración: 156 minutos.
XXXXX-TERROR VOLUPTUOSO
Gore Verbinski recae en un estilo de horror voluptuoso, de cierto erotismo en el terror, que hace semi soportable la duración del film. Un joven de Wall Street, Lockhart, debe buscar al CEO de la empresa que descansa en un centro de bienestar en los Alpes suizos. Es este momento inicial del film el que más realismo y verosimilitud tiene.
La llegada al viejo y suntuoso hotel, convertido en spa para millonarios, indica, con una banda sonora como latiguillo ambiental, que el terror está in crescendo. La búsqueda que hace Dane DeHann de su jefe lo lleva a un mundo de locura: aguas termales repletas de anguilas, ancianos vestidos con saltos de baño blancos, llamados a las “curas diarias” extrañas, y una jovencita (Mia Goth) que deambula por los parques mentalmente perdida o bien anestesiada.
Es inevitable pensar en la fantástica “Isla Siniestra” de Martín Scorsese y en la búsqueda de similitud actoral que Dane DeHann hace de Leonardo Di Caprio en esa película. En el caso de Verbinski, mantiene una estética muy especial, elegante, que transforma muchas secuencias desagradables en terror erotizado. Hay falta de empatía buscada entre la forzada toma de agua a la que obligan al protagonista mientras en un salón los ancianos danzan un vals enloquecido. Es decir, se buscan situaciones opuestas, que son el sustento del relato.
Además, la remisión a las torturas nazis es inevitable. Aunque con mucho blanco, jardines verdes, y pulcritud avasallante, las torturas remiten a los horrores vividos en el siglo pasado. Escenas dantescas con cuerpos humanos en cápsulas llenas de un líquido especial, fetos en frascos, y el relato que inquieta, perturba, son elementos preponderantes en este film. El final es previsible y tonto, tira por la borda las larguísimas dos horas donde se estuvo en vilo. Desagradable desde lo ético, suerte de vampirismo que deja sin explicación todo lo visto hasta el momento.
Elsa Bragato
LA LLAMADA 3
De F. Javier Gutiérrez. Con Matilda Anna Ingrid Lutz, Alex Roe, Johnny Galecki, Laura Wiggins, entre otros. Música de Matthew Margeson. Duración: 102 minutos.
XXXXX-MÁS DE LO MISMO
La historia del video maldito sigue su camino. La maldición de Samara Morgan continúa en una saga que va incorporando elementos tecnológicos pero cuya esencia es la misma. F. Javier Gutiérrez trae a la pantalla “Rings”, o “La llamada 3”  en la que una joven, Julia (Matilda Lutz), vive preocupada por la investigación que realiza su novio, Holt, sobre un misterioso video. Descubrimientos horribles, sacrificios, y maldiciones, son los elementos recurrentes de la narración. Los personajes protagónicos cambiaron sus nombres pero, en definitiva, existe la grabación que tiene el susurro de la muerta Samara Morgan, con la frase clave: “Siete días”. La “vieja amiga” de los seguidores de la saga.
En este caso, se complejizó la trama al llevar el caso a una universidad donde un profesor, “Gabriel” (Johnny Galecki), decide investigar el video junto a un grupo de alumnos. Y allí está Holt (Alex Roe). Seguir los pasos de la narración es caer en lo ya conocido. Se le reconoce una pizca de novedad porque el director ingresa en la era digital, y son los elementos que le darán la continuidad a la saga. Si no, ya estaba cerrada.
Recordemos que el primer film fue “The ring” (2002), le siguió “The Ring 2” (2005) y ahora llega “Rings” o “La llamada 3” de este año. La más interesante fue la primera porque el tema era diferente. Las dos siguientes, incluyendo la actual, es “más de lo mismo”. Basadas en un cuento de Suzuki, dando origen a una extensísima saga japonesa.
En síntesis, estamos viendo lo mismo de hace años con diferentes rostros.
Elsa Bragato



domingo, 12 de febrero de 2017

"LA LA LAND" Y TODOS LOS GANADORES PREMIOS BAFTA 2017



Mejor Film
"La La Land"
Mejor Director
Damien Chazelle, "La La Land"
Mejor Actriz
Emma Stone, "La La Land"
Mejor actor
Casey Affleck, “Manchester By the Sea”
Mejor actriz de reparto
Viola Davis por "Fences"
Mejor actor de reparto
Dev Patel, “Lion”
Mejor película británica
“I, Daniel Blake”, Ken Loach, Rebecca O’Brien, Paul Laverty
Estrella en ascenso (con voto del público)
Tom Holland
Mejor película animada
"Kubo and the Two Strings"
Mejor música original
“La La Land”, Justin Hurwitz
Mejor dirección de fotografía
“La La Land”, Linus Sandgren
Mejor maquillaje y peinado
“Florence Foster Jenkins”, J. Roy Helland, Daniel Phillips
Mejor sonido
“Arrival”, Sylvain Bellemare, Claude La Haye, Bernard Gariépy Strobl
Mejor diseño de vestuario
“Jackie”, Madeline Fontaine
Mejor corto animado británico
“A Love Story”, Khaled Gad, Anushka Kishani Naanayakkara, Elena Ruscombe-King
Mejor corto británico
“Home”, Shpat Deda, Afolabi Kuti, Daniel Mulloy, Scott O’Donnell
Mejor edición
“Hacksaw Ridge”, John Gilbert
Mejor  diseño de producción
“Fantastic Beasts and Where to Find Them”, Stuart Craig, Anna Pinnock
Mejor guión adaptado
“Lion”, Luke Davies
Mejor filme en lengua extranjera
“Son of Saul”, Laszlo Nemes, Gabor Sipos
Mejor documental
“13th”, Ava DuVernay, Spencer Averick, Howard Barish
Mejor efectos visuales
"The Jungle Book"
Mejor guión original
“Manchester By the Sea”, Kenneth Lonergan

jueves, 9 de febrero de 2017

ENTRE EROTISMO, PERSECUCIONES Y CLAUSTROFOBIA, ESTRENOS DEL JUEVES 9 DE FEBRERO DEL 2017



JUEVES 9 DE FEBRERO DEL 2017.-
Cinco estrenos llegan a la cartelera del país. Entre ellos, la animación “Lego Batman”, de Chris Makey, continuación de “La Lego película”. Es muy divertida y resulta una maravilla de la tecnología. No supera a la primera.En The Guardian, Steve Rose afirma: “Expresiva, cinematográfica y subversiva sátira de Gotham City”. También se puede ver “Yo sé lo que envenena”, de Federico Sosa, film nacional presentado en el 2014 en la 29 edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Está dirigida a los jóvenes metaleros, narración bien construida con interesante fotografía.
NERUDA
De Pablo Larraín. Con Luis Gnecco, Gael García Bernal, Mercedes Morán, Diego Muñoz, Emilio Gutiérrez Caba, y Alejandro Goic. Música de Federico Jusid. Duración: 107 minutos. Buena Vista Internacional.
XXXXX – POETA EN APUROS
Nunca se habla de Delia del Carril, la esposa argentina de Pablo Neruda, el poeta chileno que conmocionó la cultura de este continente por su poesía, romántica y expresionista a la vez. Coincidentemente, el director chileno Pablo Larraín contrató a la actriz argentina Mercedes Morán, quien cumple el rol de “Delia”, la esposa argentina del poeta chileno.
Delia y Pablo se conocieron en Madrid en 1934; ella venía de una familia aristocrática argentina y él era un poeta joven chileno que tenía cargos oficiales (cónsul, embajador) siendo la voz libertaria del Comunismo. Delia del Carril fue el soporte de Neruda y le dio el impulso para que su nombre brillara en el mundo. Fue Delia quien lo llevó a editorial Losada, gracias a sus conexiones, siendo nuestro país el primero que editó los poemas del chileno.
El film narra la persecución de la que fue objeto Pablo Neruda cuando asumió el gobierno Gabriel González Videla (apellido siniestro si los hay para los argentinos) y proscribió al Partido Comunista (1948) al que Neruda y su mujer pertenecían, cumpliendo él con un cargo como funcionario. Vale recordar que Delia fue la segunda esposa ilegal del chileno, dado que nunca se le concedió el divorcio de Maruca, la holandesa con quien tuvo una niña a la que abandonó en Londres. La pequeña falleció a los 8 años sin ver a su padre.
Larraín toma no solo la persecución política, encarnada por Gael García Bernal como “Juan” el detective, sino que exagera el estilo de vida pantagruélico, barroco, que Pablo Neruda llevaba. Solo con visitar su casa de Isla Negra se observa su afición por las reuniones, los disfraces, los licores, y la desbordante sexualidad de la que hacía gala. Le gustaban las fiestas con amigos, las colecciones de caracoles, y las mujeres. Neruda consigue ser, en manos del excelente Pablo Larraín, un personaje valioso para el cine. Y uno de los valores de esta película reside en los climas, en la atmósfera, que recrea Larraín, así como en la ambientación de la década del 40.
Neruda fue un burgués con ideas comunistas, que se valió de sus contactos políticos para ser embajador o cónsul en distintos países del mundo. Esto no le quita ni un ápice de mérito a su grandiosa poesía. Larraín lo sabe pero va más allá y recurre a una superficción, sin abrir juicio alguno. La narración, en este sentido, habla por sí misma. La persecución transforma la biografía en un policial. Y refleja un intenso momento en la vida de Pablo Neruda.
Para Pablo Larraín (Oso de Plata en Berlín por “El club”), es una película “nerudiana” más que una biografía. Y, aún con voz en off y diálogos excesivos, surge la figura de Neruda menos conocida, aquél que fue extremadamente burgués en sus costumbres, aunque amó el comunismo y no soportó la última dictadura militar de su país, que le destrozó su casa en Santiago, La Chascona. Extravagante en la narración, Larraín capta el espíritu de Neruda con muchas secuencias que caen en la exageración. Mercedes Morán cumple con un rol magnífico y reparador al encarnar a Delia del Carril, la mujer que toleró las infidelidades de su amado esposo y que murió en la pobreza a los 104 años en Chile, país que adoptó.
 Es una película loable, irreverente, que muestra la cara del Nobel de 1971 más desconocida (la que se descubre al visitar sus tres famosas casas en Chile). Aún con alegorías extremas, Larraín muestra a un Neruda más real, aquél que no se descubre en “Los versos del Capitán”.
Elsa Bragato

50 SOMBRAS MÁS OSCURAS
De James Foley. Con Dakota Johnson, Jamie Dornan, Kim Basinger, Eric Johnson, entre otros. Música de Danny Elfman. Duración: 118 minutos.
XXXXX – MORBO SIN EROTISMO
Frente a “50 sombras más oscuras” sentimos lo mismo que en la anterior, “50 sombras de Grey”: nada. O bien la exposición de sadomasoquismo con cierta complejidad de personajes, o sea, más caracteres que ingresan a la vida de “Anastasia Rose Steele”(Dakota Johnson) y “Christian Trevelyan Grey” (Jamie Dornan). Las ex del apuesto millonario entran a tallar en la historia.
Salvo esta complejidad, si es que lo es, estamos frente a una narración que exprime el morbo y, con la pátina de “film comercial prohibido para menores de 16 años”, James Foley da rienda suelta a la inexpresiva relación sexual de los protagonistas. Dakota Johnson lleva en sus genes la actuación pero el bello de Jamie Dornan mantiene su hierático rostro de modelo, al que no se le mueve un músculo. Frío como el guión mismo, o la dirección que Foley impone a secuencias que deberían hacer derretir a la platea.
Es la segunda película de la trilogía “50 sombras de Grey” escritas por la inglesa  E.J. James, faltando el estreno de la tercera película, o spin-off, de ésta, titulada “50 sombras liberadas”, ya en rodaje.
“Anastasia” vuelve a caer en las redes de “Grey” quien logró que la joven estudiante de literatura no pudiese olvidar la mezcla de sexo con masoquismo. Ese “bichito” le quedó en el alma, y, a pesar de que se trata de sexo sin compromiso, algo pasará en el alma del frío Grey. No mucho más.
Llama la atención el armado narrativo, que no sale de ese trucho minimalismo, por no decir ausencia de creatividad, para mostrar una historia en la que el sexo es el motor de diálogos y acciones, aunque se hayan buscado otras opciones. La falta de diálogos superadores es aplastante. En estos tiempos, la captación de la voluntad de una joven inexperta tiene leyes condenatorias, por lo que la intención de “captar” la ilusión de miles de jóvenes espectadoras es una forma poco digna de atraer al público. Ni clima ni “climax” ni actuaciones rescatable, ni erotismo. Es una película prescindible. Las entradas están caras.
Elsa Bragato
INTRUSOS (SHUT IN)
De Adam Schindler. Con Beth Riesgraf, Rory Culkin, Jack Kesy, entre otros, Música de Frederik Wiedmann. Duración: 90 minutos.
XXXXX- CLAUSTROFÓBICO ABURRIMIENTO
La película “Intrusos” está dividida en dos partes: la primera es la intrusión de tres forajidos en una mansión destartalada; su único fin es el robo de un dinero guardado por la dueña. La segunda parte, sumamente impredecible, es la decisiva reacción de esta mujer que padece de agorafobia desde hace diez años.
Con muchos elementos a entera disposición del terror, el realizador no supo congeniarlos, utilizarlos con profundidad y tino. En primer lugar, no desarrolló los personajes: los tres ladrones carecen de fuerza y de verdadera brutalidad, características que se mantienen durante toda la narración. Otro personaje, el del joven delivery de la comida, está desaprovechado, mostrándose con una exagerada languidez si bien es, de alguna manera, el “quid” o la llave para que suceda lo previsto en el guión. Solamente la protagonista, Anna, sostiene el suspenso de esta suerte de policial que intenta virar hacia el terror. Su padecimiento y luego su reacción la salvan de la endeblez que arrastra este thriller aburrido, aún con muertes y sangre, y la deplorable matanza a martillazos de un loro, inocente mascota. Aunque se haya hecho por computación, el hecho es deleznable e innecesario.
La falta de un ‘pathos’ agresivo en los forajidos, resultando así unos verdaderos papanatas, el giro del film mostrando a Anna con insólitos recursos para desalentar a intrusos y violadores, son el verdadero motivo de toda la narración. Existe un inexplicable derroche de elementos dramáticos que hubiesen otorgado realismo al drama en la mansión. El encierro, el “shut-in” del título en inglés es la trampa para el espectador más que para Anna o sus tontos ladronzuelos. Claustrofobia y aburrimiento, además de una gran frustración, son las sensaciones que tiene el espectador al salir de la sala: el terror prometido nunca apareció. Sin embargo, para el realizador Schindler se abre un mundo interesante laboral a partir de esta ópera prima. Sin duda, mejorará en las próximas producciones.
Carlos Pierre